MENSAJE DEL SUPERVISOR GENERAL: todas las fotos que aparecen con la dirección de este blog sobreimpresionada son de artículos de mi propiedad y han sido realizadas por mí. Las que no parecen marcadas de este modo han sido extraidas de internet y pertenecen a sus respectivos autores. Todo el texto es propio, aunque puedan haber citas textuales de otros autores y se usen ocasionalmente frases típicas y reconocibles de películas, series o personajes, en cuyo caso siempre aparecerán entrecomilladas y en cursiva. Todos los datos que se facilitan (marcas, fechas, etc) son de dominio público y su veracidad es comprobable. Aún así, al final de la columna de la derecha se ofrece el típico botón de "Denunciar un uso Inadecuado". No creo dar motivos a nadie para pulsarlo, pero ahí esta, simplemente porque tengo la conciencia tranquila a ese respecto... ¡y porque ninguna auténtica base espacial está completa sin su correspondiente botón de autodestrucción!

lunes, 21 de enero de 2019

GEORGE A. ROMERO (1940-2017): El Señor de los Zombis

-“Crecí con el viejo e inocente terror de los comics de la EC, antes de la censura del Comic Code. Nunca tuve pesadillas porque antiguamente el horror era, de alguna manera, bienintencionado”.                                                                            
                                                                                                            George Andrew Romero

El nombre de Romero, un director de cine estadounidense de padre español y madre lituana, siempre estará asociado a los zombis. Cualquiera que desee ver una biografía o una lista de su filmografía completa, la hallará con facilidad en internet. 
Romero hizo más cosas a parte de películas de zombis, y es famoso también por esconder docenas de pequeñas denuncias y criticas sociales en sus películas (atacando al consumismo, el racismo, la guerra de Vietnam, la rivalidad y falta de cooperación entre personas que teóricamente comparten un mismo objetivo, etc.) pero yo solo voy a hablar de sus zombis.

A menudo los medios se han referido a Romero como “El padre de los zombis”. Es evidente que él no se los inventó, ni la suya fue la primera película de zombis de la historia. Los zombis son un fenómeno real que actualmente sigue dándose en Haití. Básicamente, un yumbie es una persona (viva) a la que se le ha administrado una dosis masiva de una droga llamada poudre, que provoca tal daño al cerebro que anula la voluntad de forma permanente. El afectado queda de por vida desprovisto de mente propia, y no puede llevar a cabo ninguna acción voluntaria que no le sea ordenada de forma específica. Tampoco puede oponerse a aquello que se le ordena. La zombificación sigue estando tipificada como delito en el código penal haitiano, y los casos siguen produciéndose. Las personas afectadas quedan en estado cataléptico durante unos tres días como efecto inicial, por lo que, durante siglos, los practicantes de la zombificación acudían a los cementerios a desenterrar a las personas que ellos mismos habían “matado” con el poudre, y fingían ser brujos que estaban devolviendo a la vida a un cadáver. De esta forma, añadían la superstición y el miedo al asunto, lo que incrementaba su poder sobre la población. Eso es en realidad un zombi.

Lo que hizo Romero fue tomar las historias de zombis y hacerlas evolucionar. Fue él quien añadió a los zombis todos los rasgos que hoy los caracterizan: el ser muertos vivientes, el tener que dispararles al cerebro para matarlos, su hambre de carne humana, la infección mediante el mordisco, el ser incontrolables, el convertirse en una epidemia a escala mundial en lugar de ser un fenómeno localizado.

Tras La noche de los muertos vivientes, la imagen global de los zombis cambió para siempre. La gente ya pasó a verlos como cadáveres ambulantes hambrientos de carne humana, devueltos a la vida por una radiación o un virus desconocido, en lugar de como un grupo de campesinos vivos pero con la mente borrada, usados como esclavos por algún terrateniente local. No en vano, en el mundo del cine, se emplea el termino "zombi romeriano" para referirse a los muertos vivientes devoradores de humanos, lentos y de mirada perdida. El zombi de Romero se ha convertido en un arquetipo.

Sin Romero, probablemente hoy en día no tendríamos ni los Resident Evil, ni los The House of the Dead ni a The Walking Dead. No tendríamos Zombies!!! ni Zombicide, ni las Zombi March o las Zombi Survival Zones. No tendríamos a esas maravillosas películas de imitación italianas como Zombie 3, ni los films que, sin ser de zombis, deben tanto a éstos, como 28 días después. Es curioso lo “muerto” que estaría nuestro mundo, sin todas estas historias de zombis que nos recuerdan el valor de todo cuanto tenemos a nuestro alrededor.

Romero murió en 2017 de un cáncer de pulmón. Una dolencia larga y penosa, cuyo final él mismo vio venir con antelación suficiente como para dejarnos una curiosa frase de despedida:

-“Adoro mis zombis. No permaneceré muerto mucho tiempo”.

No lo dudo. Cada vez que un nuevo juego, película, comic o evento recurra a los zombis, Romero estará allí, devuelto a la vida en cierto modo.